Ciclo menstrual premenstrual
 La menstruación es algo que conocemos todos, pero de lo que realmente se sabe poco es del ciclo menstrual que vivimos las mujeres en nuestra vida.
A lo largo de todos los tiempos la mujer en toda su esencia, de manera general, ha estado relegada a un segundo plano. Alrededor de esta ‘faceta femenina’, de sangrar durante varios días  consecutivos cada mes, han existido un montón de teorías “explicativas”. La mayoría de estas, desarrolladas por hombres, que resultan de lo más rebuscadas y turbias.
Por otro lado, hasta hace muy poco, no se determinaron unas fases diferenciadas del ciclo menstrual. Como consecuencia principal, muchas mujeres fueron tomadas, en muchas ocasiones, por enfermas. Uno de los ejemplos más conocidos ha sido la histeria femenina¹ que sencillamente se basa en síntomas muy comunes en las diferentes fases menstruales que vivimos las mujeres, o bien en síntomas derivados de una frustración sexual (falta de placer sexual). Lejos de estar normalizado como propio de la femineidad, fue tachado como un comportamiento enfermizo. Los tratamientos al respecto eran muy poco razonables.
Todo ello favoreció que persistiera la ignorancia y el rechazo hacia este hecho tan sano y natural. Tener la regla.

¿CUÁNTO DURA EL CICLO MENSTRUAL?

El ciclo menstrual teóricamente dura 28 días, pero esto no tiene porqué ser así. Cada mujer tiene su propio período con su particular duración. Creer que tiene que durar 28 días es algo que preocupa a muchas mujeres y sin embargo no hay razón para ello. Los 28 días son solo una aproximación para formalizarlo y nombrarlo como ‘lo normal’.
Puede variar hasta en 7 días y puede que existan ciclos más cortos que otros, pero mientras no exista una irregularidad muy exagerada entre tus propios ciclos, no habrá que preocuparse. Debemos recordar siempre que todo, absolutamente todo, lo que nos rodea, lo que vivimos y lo que somos, influye en este tipo de organización biológica.
Por lo tanto si tu ciclo dura un par de días más, o menos, que los famosos 28 no te preocupes, no hay una “regla perfecta” para medirlo.

FASES DEL CICLO MENSTRUAL

Fases del Ciclo menstrual de la mujer

Tenemos relativamente normalizada y aceptada una de las fases de nuestro ciclo menstrual; la premenstrual. Sin embargo existen más y es importante ser consciente de su existencia.


Todo el ciclo está lleno de cambios hormonales. Los ritmos de producción de hormonas NO suben y bajan en un par de horas de forma súbita. Diariamente nuestro cuerpo se prepara para realizar aquella “tarea” que le corresponde. Por lo tanto es del todo normal que no te sientas igual la primera semana de ciclo, ni la tercera, ni la… En ninguna eres la misma a la anterior.
Debemos interiorizar que se trata de un proceso [ciclo] que dura , aproximadamente, 28 días, con lo cual se repite y se reorganiza constantemente.

La fase premenstrual o lútea

Son aquellos días anteriores al primer sangrado. Son los más difíciles o complicados para quien sufra una de estas fases de forma clara. El óvulo preparado anteriormente, para ser fecundado, se descompone. Muere.
Síntomas físicos: náuseas, calambres, excesivo cansancio, hinchazón abdominal…
Síntomas emocionales y de pensamiento: sensibilidad, irritabilidad, impaciencia, pesimismo…


Detalle importante* Hemos de tener en cuenta que varían muchísimo los síntomas de una mujer a otra, en cualquiera de las fases. Por ello es recomendable hacer un seguimiento durante unos meses, de forma diaria, de aquellos cambios, tanto físicos como emocionales, o incluso psicológicos, que podamos notar, para conocernos mejor a nosotras mismas dentro de nuestras distintas fases y de qué manera nos afecta.

 

La fase menstrual

Días de sangrado. Al primer sangrado rojo comienza el ciclo y de manera bastante radical suele cambiar mucho nuestras sensaciones físicas. La particularidad de esta fase, en su mayoría, es de alivio junto con un gran cansancio. También podemos sentir que todo nos importa poco, en plan “pasota“. Como ya hemos mencionado anteriormente, los síntomas varían mucho en cada persona.

La fase de recuperación

Después de que todo vuelva a su sitio y el sangrado desaparezca, toca volver a reponer energías y regular la producción de hormonas para volver a ‘ser mujer fértil’ y sana. Se preparan los óvulos (maduración) y toda la pared uterina para poder engendrar y ser madre.

La fase de ovulación

El óvulo maduro se libera y se da un paseo por las trompas de Falopio para llegar al útero y ser fecundado. Nuestra temperatura basal suele subir entre 0,3º-0,5º en esta fase y así permanece un par de días (los ansiados días fértiles). Pero, tan solo 24 horas después de llegar al útero, aproximadamente, el óvulo empieza a descomponerse.
Fase premenstrual

Como puedes observar, ocurren muchas cosas dentro de nuestro cuerpo en un solo ciclo, ¿no crees? (los 28 famosos días). Realmente he expuesto todas las fases (más teóricas) del modo más simple y resumido posible.

En cada una de estas fases cada mujer tiene una serie de síntomas particulares y no me atrevo, de ninguna manera, a describir más que la fase premenstrual y la menstrual. ¿Por qué? Pues porque de forma general suelen coincidir muchas de las características, pero hay que insistir en la subjetividad de cada cuerpo como algo natural y como lenguaje físico que nos advierte, transmite  y comunica.

Dato curioso* Cada mes el ciclo se desenvuelve sobre un solo ovario. Si queremos llevar un control de nuestro ciclo debemos tener en cuenta que el registro diario, de temperatura basal, síntomas, sensaciones y demás, tendrá que durar, como mínimo, 4 meses para conocer el comportamiento de cada ovario. ¡Ánimo si quieres intentarlo! Sin duda es muy gratificante.
 Una vez conocidas estas fases más teóricas quiero compartir mi forma de sentirlas y la perspectiva que tengo sobre este tema. Aunque ya he hablado sobre cómo acepté mi menstruación, creo que he de añadir algo importante.
Aceptarte como mujer sangrante te ayudará a sentirte más conectada con tu esencia y sufrir menos… Clic para tuitear
Cuando nos aceptamos como mujeres ‘sangrantes y nos amamos tal y como somos, todo cambia en nuestra forma de vivir el ciclo menstrual. En mi caso no fue difícil y a la vez resultó ser muy satisfactorio.

No obstante, cada vez que siento que me pesa como una losa esto de tener la regla me acuerdo de lo siguiente, y todo encaja.

(A medida que vayas leyendo cada fase, recuerda la parte más teórica que vimos más arriba ↑)

Por un lado están las dos fases más productivas y/o creativas:

  • Fase de recuperación: Nuestro cuerpo se prepara muy ilusionado para ser madre.
  • Fase ovulatoria: Nuestro cuerpo está absolutamente preparado para engendrar.

 


Personalmente…
En estas fases suelo sentirme muy productiva, activa y especialmente creativa. Me apetece más relacionarme, tengo mejor humor y no me llega el tiempo. A veces puedo sentirme más sensible pero de una forma positiva.

Por otro, las 2 fases menos productivas, hirientes, sensibles, sinceras y/o agresivas:

  • Fase premenstrual: No hemos querido engendrar un/otro/a hijo/a y nuestro cuerpo se entristece inevitablemente. Todo el esfuerzo que ha realizado no ha servido para nada.
  • Fase menstrual: Nuestro cuerpo nos comprende, pasa el “duelo“, deja de dar pataletas y se plantea volver a intentarlo, poniendo de su parte.

 

Personalmente…
Hay ciclos en los que la fase premenstrual me agobia sobremanera aumentando mis niveles de estrés y suele provocarme ganas de ordenar toda la casa, limpiar…etc. En otros ciclos no me apetece hacer absolutamente nada y todo es bastante deprimente, por lo que intento hacer ejercicio y no caer en la tentación de comer demasiada “comida basura”.

Luego vuelve la Fase de recuperación…. Repetimos ciclo, repetimos historia.

 

Nuestra naturaleza es esta ↑↑, es comprensible que ocurran estas cosas. Cuando nos quedamos embarazadas necesitamos unos niveles altos, o normales, de las hormonas de la felicidad, de energía, de ciertos químicos que nos facilitarán el embarazo. Pero cuando esto no ocurre algo se rompe, se muere y un ciclo se termina para dar lugar a otro nuevo. Esto, por narices, tiene que afectarnos, porque, queramos o no, somos mujeres, y físicamente nos envuelve el hecho de engendrar, queramos, o no queramos, llevarlo a la práctica.
Todo lo anterior responde a una misma pregunta ¿Por qué sufro pequeñas depresiones en mi fase premenstrual?


Si no lo tienes claro vuelve a leer la pregunta y a leer toda la explicación anterior. Aunque realmente lo entendemos como “pequeñas depresiones” simplemente son cambios, o desajustes, hormonales totalmente naturales.

La naturaleza de la menstruación en la mujer
Acepta que eres una mujer y eres cambiante, que no siempre quieres sonreír y que a veces una mirada extraña te molesta mucho y otras te resulta del todo indiferente. Un día no dejas de protestar y otro vas a tu rollo.
No te calles ni te sientas incómoda contigo misma, agarra todo ese esfuerzo y úsalo para aceptarte y conocerte, para que te duela menos, para disfrutar más, para no frustrarte y vivir mejor.

Da rienda suelta a tus emociones y exprésalas, aunque sea en forma de reproche infundado, porque serán parte imprescindible de tu vida .

 

Quiérete, conócete y haz entender a las personas de tu alrededor que eres así, cíclica. #mujeres… Clic para tuitear

 

Y tú, ¿qué tal te llevas con tu ciclo menstrual?
¹. Descubre el programa de Cadena Ser para que escuches sobre Histeria Femenina por la sexóloga de Bread and Sex, Almudena Martínez Ferrer, sobre le Histeria femenina AQUÍ

**Todas las fotos han sido cedidas por la artista fotógrafica Lucía Alonso, descubre su Instagram  @lucithehuman **

2 Comentarios

  1. Es que es un tema muy importante del que se habla muy poco y por lo tanto sabemos también muy poquito, debería normalizarse, hablarlo con las menores y los menores…etc pero en fin, poquito a poco!
    Muchas gracias por tu comentario 🙂

  2. ¡Hola! Soy la primera en comentar. Me alegro de que le hayas dedicado una entrada a este tema. Es algo de lo que últimamente siempre hablábamos mucho, la verdad, así que ya era hora 🙂 Estoy totalmente de acuerdo con eso de que tenemos que aceptaros. ¡Qué curioso es el cuerpo humano y qué impresionante!
    Mi parte favorita: "Hay ciclos en los que la fase premenstrual me agobia sobremanera aumentando mis niveles de estrés y suele provocarme ganas de ordenar toda la casa, limpiar…etc. En otros ciclos no me apetece hacer absolutamente nada y todo es bastante deprimente" Tooda la razón. ¡Somos como una montaña rusa! 😀

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here