etiquetas y consumismo en la infancia
El tema es de importancia. No se si conoces (y si no te la voy a presentar) la campaña que se está llevando a cabo por Madresfera y Realkiddys etiquetada con #SoyQuienDecide en redes sociales  y en la que ya participa un montón de gente (sí, tú también puedes participar 😉 A mi me ha parecido importante, necesaria, chula y sobretodo, un tema a tratar ★ ahora mismo 
 
Trata de todos esos estereotipos y etiquetas relacionadas con el rol de género y los juguetes que las/os peques piden a Papá Noel y a los Reyes Majos Magos. Ese tipo de cosas que de pronto suelta tu hija en plan, Eso no, que es de niños! y tu te quedas ‘tiesa/o’ pensando qué es lo que has hecho mal. No se preocupe usted que la culpa no es solo suya.  Me voy a explicar.

Hemos sido educados criados en una sociedad llena de etiquetas, de prejuicios, políticas patriarcales, estereotipos y “o blanco o negro”, con miedo exclusión a lo artístico, innovador y a lo, simplemente, distinto (véase distinto como algo que normalmente no es común).

★ Hoy ya se sabe que las/os artistas y las/os triunfadores/as no se han quedado precisamente en España para “llegar a…” , están todas/os fuera, o se han vuelto después de triunfar.

★ Hoy ya se sabe que las religiones influyen muchísimo en este tipo de prejuicios.

★ Hoy ya se sabe que la tolerancia viene graduada de manera muy dispar entre todo el conjunto social y no es que sobre.

★ Hoy ya se sabe que la mujer no tiene los mismos ‘derechos’ que el hombre.

★ Hoy ya se saben muchas cosas, muchísimas, y a pesar de ello nos cuesta cambiar. Nos cuesta aprender a aprender. 

Me lío un poco pero con esto quiero que entiendas que tú también tienes malos prejuicios y estereotipos que transmites a esas criaturas de tu alrededor que no hacen más que absorber información de su entorno familiar, social, cultural, entre iguales, …etc. No me puedes decir que no, porque somos seres sociales-culturales y por desgracia esta sociedad-cultura está llena de prejuicios y estereotipos y , por lo tanto, es inevitable. 
Pero no está todo perdido, gracias a campañas como esta, llamada Enseñando a ser, podemos ser más conscientes de nuestra repercusión sobre esas/os jóvenes que están aprendiendo a ser. (Todavía no te he dicho de qué va la campaña, lo sé, dame un minutito más 😉
  El otro día les conté, a mi chico y a su hija, de qué iba esta campaña tan chula y surgió el tema, de manera muy interesante. La nena es muy de rosa y princesas (un estereotipo, sí) pero me ha sorprendido gratamente desarrollando su pensamiento frustrado sobre esto, explicándome que ella siempre le dice para jugar a Pepito a las mamás y que, aunque a veces no le deja por ser un poco bruto con sus muñecas, no le parece que solo puedan jugar las niñas. Además ella ha destacado que le gusta jugar con los juguetes de  Pepito a construir con piezas Lego.
  Lo importante no es la historia que te acabo de contar, si no que hemos hecho reflexionar a una niña de 8 años sobre todo esto. Prosigo con historias que son importantes.

  Poco después tocó escribir la carta. Así que la nena se cogió el catálogo de juguetes y se puso a buscar, redondear y poner pegatinas, mientras argumentaba Oh! qué es esto? Lo quiero¡ Qué chulo¡ Yo no dejaba de llevarme las manos a la cabeza y repetir Si no sabes lo que es ¿como te puede gustar tanto? Vamos a ver, veo con ella ‘la cosa tan chula’, ¿para qué sirve esto? Ella lee la ínfima y minúscula descripción del juguete (muchas en inglés, o chino o yo que sé) y la cosa puede terminar con un me da igual, lo quiero  o un ya, la verdad es que me voy a aburrir. 

Es muy triste que las empresas ni siquiera se molesten en redactar una pequeña descripción del juguete, significa que piensan que no necesitan mucho para convencer a eses pequeños clientes para elegir su producto. También es triste todo ese montón de publicidad que se amontona en esta época del año, bombardeando las ideas de las/os más peques, no crees? En casa no vemos la tele casi nada, cuando la ponemos es enchufada al portátil para ver algo que hemos decidido ver, así que los anuncios publicitarios televisivos en mi casa no nos comen vivos, pero a mi modo de ver este tema apoyo totalmente este post de Una Madre como Tú. Pero ahora voy a seguir con las historias optimistas.

♥  Hace ya tiempo, en verano, le habían dado algo de dinero y le dijimos que podía comprar algo con él (si no se le anima un poco no suelta un duro,jaja) y nos fuimos de tienda. Muchísimas cosas ya las había visto en la tele y otras tantas despertaban su interés y nos lo tomamos con calma para que pudiera decidir bien. Como siempre, yo intentaba hacerle reflexionar sobre sus decisiones y le iba cuestionando cosillas. Estaba bastante centrada en un tal “Antón Zampón” y la verdad que ya sabía yo donde iba a terminar ese Antón… Pero no le quise juzgar y finalmente me sorprendió. Se fijó en la edad recomendada y razonó que mejor era coger algo a lo que quisieran jugar con ella las/os adultas/os. Elijió el “Cluedo, El gran juego de detectives” nada más y nada menos. Me quedé de piedra y muy orgullosa de ella, ¿como no? Una elección estupenda porque se le ha sacado muchísimo partido.

Pero llegadas las Navidades y, como ya os he contado antes, con el catálogo en mano, la cosa no estaba clara para tomar decisiones coherentes e igualitarias. Pero me he dado cuenta que los discursos que les solemos dar de vez en cuando , como preguntarles ¿porqué? o ¿para qué? les hacen reflexionar y ser críticos con lo que quieren y/o necesitan para satisfacer sus deseos y/o necesidades.
Creo que de eso se trata esta campaña hiperchula. Ser una quien pueda decidir frente al consumismo espontáneo e irreflexivo, enriquecer la igualdad de derechos, en el juego infantil sobretodo, porque le estamos negando muchas experiencias a las niñas y a los niños si no lo hacemos.
Etiquetar la infancia es la cosa más horrenda que te puedas echar a la cara, porque ya bastantes etiquetas tendrán que aguantar cuando crezcan como para andar definiendo su personalidad antes de que esta vea la luz mínimamente.
☆ Reflexiona sobre lo que quieren venderte los centros comercias, las marcas, las grandes empresas que en estas fiestas sólo piensas en dinero y mercado y piensa en el verdadero significado del juguete para la niña o el niño para poder elegir el mejor juguete para estas Navidades.
Si quieres participar solo tienes que contar anécdotas como por ejemplo las que yo he compartido aquí. Puedes hacerlo a través de redes sociales con el hashtag #soyquiendecide o en tu blog instalando el siguiente banner enlazado a  “Enseñando a ser” clicka para saber más
Fiesta de enlaces en Enseñando a ser 
#soyquiendecide
1.Los catálogos de juguetes o la normalidad anormal2.¿Le compras a tu hijo juguetes para niñas?
3.Team Guerreras4.blog@laorquideadichosa.com
5.No existen juguetes para niñas o niños6.Las niñas no son rosas
7.Rosas y azules, los juguetes reflejan nuestra sociedad

2 Comentarios

  1. Efectivamente Yolanda, eso es lo que yo creo. La reflexión es muy importante, junto al desarrollo del pensamiento crítico, básicos, creo , àra educar personas independientes y con pensamiento propio 🙂

    Gracias y muchos besitos guapa!

  2. Muy buena iniciativa porque es palpable que la diferencia de sexos empieza desde la infancia. Quizás no en casa, pero sí en el entorno (los abuelos, otros compañeros, las campañas escolares, de juguetes …) y al final eso marca. Pero si desde casa se alimenta el caso contrario, el niño aprende de la observación. Y reflexiona. Eso es lo que tenemos que brindar a nuestros hijos: el poder de pensar en el porqué para que puedan realizar una elección mejor, sin tener en cuenta más que sus propios intereses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here