familias reconstituídas

El modelo educativo que hay que elegir en una familia reconstituida no es nada sencillo. Ni para la parte no custodia ni para la pareja de esta.

imagen gestión de emociones cuando eres madrastra

 

En anteriores ocasiones he hablado sobre educación emocional e inteligencia emocional, pero cómo se adquiere es otro tema ¿Verdad? Pues hoy te daré las claves para un control emocional positivo a la hora de vivir esta experiencia de ser madrastra.
Existen muchas situaciones en las que estoy segura de que no sabrás cómo actuar como pa/madrastra/o.
La cruda realidad es que seguimos bajo un sesgo perceptivo sobre ser madrastra que nos cataloga de mujeres diabólicas, ladronas, furtivas y egoístas. Puede que existan este tipo de madrastras, puesto que existen este tipo de personas en todas partes. Pero, por la misma razón, existen muy buenas madrastras, preocupadas, y ocupadas, por sus hijastros/as. En este último saco me incluyo.
Por lo tanto, en un primer momento, has de tener claro que desconfiarán de ti.`Lo más común es que desconfiarán cómo tratas al hijo o a la hija de tu pareja. Ya lo hacen cuando se trata de tus propios hijos o hijas así que en este caso con “mucha más razón”.  Aunque si te digo la verdad, es una sensación que tendrás continuamente y por eso deberás aceptarlo cuanto antes para no sentirte mal.

 

¿CÓMO GESTIONO MIS EMOCIONES?


Con paciencia, lo primero. Habrás muchas ocasiones en las que quieras actuar como lo harías con tu propio hijo pero has de tener paciencia y guardar una pequeña distancia. No debes someterte a una responsabilidad que no te corresponde al completo.

Tienes grandes responsabilidades, pero en caso de no ser tu pareja la parte custodia deberás entender que hay muchas situaciones que se ven condicionadas al tipo de vida que la criatura tiene con la parte custodia (con la que pasa más tiempo, generalmente)

Te pondré como ejemplo algunas situaciones incómodas en las que debes actuar con las distancias a las que me refiero:

» Si te llama mamá no te quedes feliz y orgullosa sin más, es algo negativo. Tiene que tener claro que madre solo hay una. A ti tiene que verte como lo que eres, su madrastra, la pareja de papá… etc. No podemos confundirles emocionalmente ni conceptualmente, ¿No te parece?

» Si pregunta sobre la menstruación, el sexo o temas por el estilo no hables sobre el tema si ántes no ha existido una conversación al respecto entre las partes adultas de la familia sobre el tema. Es decir, si nunca se ha hablado de estas cosas le corresponde a sus padres hablarlas. Controla tus emociones a pesar de los pesares. Aunque esté preguntando continuamente ¿Qué es eso? y señale a una compresa, un tampax o una copa menstrual.
» Si se porta mal, no te hace caso, te insulta o contesta, cálmate y respira. Sabemos que no la educación de las/os peques no solo se conforma de lo que aprenden en tu casa, si no que aprender en su “otra casa” y en el cole con sus iguales. Es momento de enseñar. Armándote de paciencia, ingrediente indispensable, tendrás que explicarle que no son formas y mostrarle que no se consigue nada de esta forma. Tal como harías con tu propia hija (te hablo de cómo gestionar las rabietas aquí, por si necesitas alguna idea 😉

La gestión de emociones se basa en la experiencia y la observación sobre una misma. Lo harás cien veces mal hasta lograrlo y no pasará nada. No nos han educado en estas áreas de la vida, es normal cometer errores, no te fustigues e intenta conocerte cada día un poquito mejor.

Cómo actuar con mi hijastra ¿Qué rol adoptar?


TENER CLARO QUE ERES IMPORTANTE

Otra clave importante es quererte mucho para poder querer bien a los demás, nada que no sepas. Si te quieres y te sientes segura de ti misma, sobre todo en esta situación familiar, podrás contestar y actuar ante situaciones incómodas para ti, sin olvidar que también serán incómodas para tu hijastra/o.

 

Un ejemplo, que he vivido varias veces, es cuando vais a algún parque nuevo o en el que nadie os conoce y te confunden con su madre.

Suele ser incómodo, a mi me resulta incómodo por varios motivos, y uno de ellos es porque tengo que dar explicaciones. El otro porque tristemente (para mi) no es mi hija, aunque me gustara que así fuera.

Lo realmente importante es sentirse segura, a pesar de las incomodidades que puedas sentir, para poder responder, “No soy su madre, es la hija de mi pareja” y listo. La niña o el niño, hijastra /o presente, lo asimilará como tú lo has asimilado, de forma natural. Es lo más sano para todas/os, ¿No crees?

No es nada malo, hay que luchar para que estas situaciones se normalicen y los hijastros y las hijastras del todo el mundo no se sientan bichos raros en este tipo de situaciones.

Si tienes las mismas intenciones empieza por elegir tu modelo educativo y la gestión de las emociones como he mencionado antes.

¿MODELO EDUCATIVO? ¡¡Cuanto formalismo!! ¿QUÉ ES ESO?

Quizás pensarás que la educación de la niña o del niño es cosa de sus padres, única y exclusivamente. Lo respeto, pero piensa por un momento en esta frase que uso a veces como lema:

Educación somos todos.

Esa es mi forma de verlo. Creo que formamos parte de la vida de todo el mundo pero mucho más de los que están más cercanos a nuestro día a día, por ejemplo nuestro/a hijastro/a. Con lo cual tomarán como ejemplo cada actitud y cada palabra que desprendamos de nuestro ser.

El modelo educativo al que me refiero en este post es simplemente tu postura y tu actitud hacia la relación que tienes con tu hijastra/o.  Quizás no pases muchos días con él o con ella, pero aquellos que pases estoy segura de que serán importantes para el niño o la niña y también para tu pareja. Por ello tendrás  a esa criatura con sus 5 sentidos bien despiertos aprendiendo a cada instante de vosotros, recopilando información y aprendiendo.


¿CÓMO ELEGIR BIEN MI MODELO EDUCATIVO?

Elegir un modelo de educación en este tipo de vivencia es más que obligatorio. Aunque pasado un tiempo puede que cambie, tienes que tener muy claras ciertas ideas.
» Ser natural y cariñosa
No educamos como una profesora, ni tampoco como madre. No somos su amiga, ni su prima. Pero somos naturales, cariñosas y cercanas. Educarás de forma espontánea en cada situación y lo harás lo mejor posible, pero como ya he dicho en anteriores ocasiones, no somos perfectas y cometeremos errores, pero ¡No pasa nada! Eso es prueba absoluta de nuestra total naturalidad.
» Formar parte de la educación del niño o de la niña, hijastra /o
Tal como he explicado antes, esto es inevitable. Para los/as peques sus padres resultan los modelos de imitación más importantes y tu serás una extensión de esta parte tan importante. Tu no eres su madre, ya lo sabemos, madre solo hay una, pero formarás parte indiscutible de su educación.

» Enseñar no significa castigar.
Pasa pocos días con vosotros (si eres parte no custodia) y con más razón hay que evitar esta forma de educar. El castigo no está mal en ciertas ocasiones (analizadas) en las que no queda otra forma de enseñar, pero hay muchas maneras diferentes de hacer comprender que lo que se ha hecho está mal.

Lo primero es la comunicación y la expresión, así que intenta razonarlo y expresar la incomodidad de su acción (o no acción). Si esto no resulta puedes trasladarlo a su padre/madre y tomar en conjunto una decisión. Lo importante es evitar el castigo, así que otra opción es simplemente ignorar el comportamiento o bien que rectifique de alguna forma. Depende siempre de la causa, pero nunca podemos olvidar que ante un mal comportamiento es necesaria una consecuencia.

» Comunicación y expresión de emociones.
En la medida de lo posible debemos acercarnos a sus sentimientos para que se expresen. Debemos crear un clima de confianza, seguro y cálido. Tenemos que tejer una relación fuerte en la que si hay algo que tenga dentro lo pueda exteriorizar con naturaleza.

Los conflictos, en este tipo de situaciones, son muy comunes y quizás tu hijastra /o , la niña o el niño tiene guardadas cosas que no sabe a quien contar.

» No entrar en “Mi madre me deja”
No vamos a entrar en temas de “en mi casa puedo, ¿porqué aquí no?” o viceversa. Estando segura de una misma, como ya he recalcado antes, no existirá problema a la hora de asegurar que “en nuestra casa las cosas se hacen de esta forma” y listo.

No podemos crear conflictos de “quién lo hace mejor” así que nos basamos en que nosotros lo hacemos de la mejor forma que conocemos. Las normas son solo vuestras y hay que respetarlas y dar ejemplo. Podemos discutirlas en cuanto refiera extrictamente a decisiones en nuestro hogar y nuestras normas, pero nada de entrar en juegos de aquí si , allá no…

Tener claro que vas a tejer tu propia identidad con respecto a tu hijastra/o es básico. Sea cual sea serás especial.


Como ves no existe un rol concreto, se va descubriendo según la relación que vas formando con tu hijastra/o. Así que no te obsesiones, he querido transmitirte alguna información que te pueda servir de guía en algún momento, pero tú eres la que sabes, mejor que nadie, qué es lo mejor para todos.

Si te interesan los temas suscríbete para no perderte nada y si te ha gustado y crees que puede interesarle a alguien comparte!! 🙂

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here