la comida rapida y la infancia
En esta ocasión os presento a Marina, hablando sobre alimentación saludable y comida rápida y la infancia. 

¡Hellouses!
Es un placer que Mónica me deje un hueco en OTT para compartir con vosotros el siguiente post.
Tras varios meses, he visto que en los parques, sitios públicos, bares…etc, esta dando lugar alguna que otra situación similar entre padres e hijos. La hora de la merienda, y, ocurría lo siguiente: ¡La merienda! Las conversaciones pasaban a ser realmente semejantes, no digo iguales:
– Padre: Hijo, ¿tienes hambre?. Tienes que merendar.
– Niño: No, no quiero merendar
– (Algunas veces el niño decía que ¡Sí! y los padres les daban su merienda correspondiente)
– Padre-Madre: ¡Venga, que te compro un donuts (bolsa de patatas, unas chuches, un helado…)
– ( En algunas ocasiones lo citado anteriormente era el premio que se le daba si se comía su
correspondiente merienda)
– Niño: Vale (Feliz,feliz, porque ha conseguido algo extra)
Bien, yo una vez no le di importancia, dos tampoco, a la tercera ya si.
Lo primero, no quiero meterme (lo dejo claro) en cuestiones de educación, sólo quiero que reflexionen sobre este tema.
Estamos creando niños-bola que les llamo yo, y no quiero decir con esto que de por sí tengan que estar gorditos, sino porque por dentro se están creando autenticas bolas de grasa y colesterol.
En ningún caso de los que vi anteriormente oí premiar a sus hijos con llevarles al parque a jugar, jugar con ellos (es decir moverse), se premiaba o con comida o con tecnología, y la comida precisamente sana no era.
comida rapida y la infancia alimentacion saludable
Bien, ahora quiero que os paréis a pensar lo siguiente:
1. ¿ Porqué es más fácil dar de merendar 1 bolsa de patatas (precio en bar 1 € aproximadamente) qué una manzana (precio de 1/2 Kg manzana 2-2,5 € más o menos)?
2. ¿ Porqué no premiar a mi hijo con una actividad al aire libre u otro tipo de actividad que implique algo de movimiento antes que con más comida o tecnología?
3. ¿ Si en un futuro nuestros hijos comen mal y se alimentan mal, de quién será la culpa?
Sé que no es fácil, nada fácil, tener una lucha” diaria por los desayunos, comidas y cenas, pero muchos de ellos no lo comen, no porque no les guste, sino por su cabeza dura de que su NO es el gran imperativo que manda en casa. No obstante la comida rápida y la infancia es un tema para reflexionar.

Pero claro, vamos a partir de padres trabajadores, ambos dos, y sin apenas tiempo para poder cocinar medianamente decente. Pues alguna alternativa hay que buscar, allá vamos.

Tenemos que ser muy conscientes que cuando cocinamos, somos nosotros quien decidimos qué es lo que entra en el cuerpo de nuestros hijos.

Si mi hijo me ve sentada a la mesa, comiendo cosas saludables, va a querer probar aquello que yo tan felizmente estoy comiendo, quieren probar cosas nuevas. Si yo le dejo a mi hijo que sea él quién elabore la Macedonia de frutas del postre, para el va a ser un juego, pero inconscientemente repetirá esto ya que es divertido y está rico, y a la vez colabora en casa.
Esto les da un sentido de control. Pero no siempre hay tiempo para pasarlo con ellos, así qué cuando podamos, se deben elegir alimentos que estén menos procesados. Pues bien os voy a dejar varias opciones sustitutivas a elegir para las meriendas por ejemplo, que también son muy rápidas de hacer:
 
Opción Sencilla
Características
Opción Saludable
Características
Zumo de Manzana
Más Azúcar
Menos Fruta
Manzana
Más Saciedad
Más Vitaminas
Crema de Cacao
Más Azúcar
Más Grasas Saturadas
Plátano con Cacao en polvo (Opción: Batir, hasta que se pueda untar)
Menos Azúcar
Menos Grasas Saturadas
Croissant
Más Azúcar
Más Grasas Saturadas
Pan Integral con un chorro de Aceite y Jamón Serrano
Menos Azúcar
Menos Grasas Saturadas
Bolsa de Patatas
Más Grasas Saturadas
Mas Sal
Frutos Secos
Menos Sal
Menos Grasas Saturadas
 

Ahora voy a tomar un ejemplo de lo anterior, y veremos lo que sale calóricamente hablando sin meternos en grasas saturas ni en azúcares de la diferencia entre comida saludable o comida rápida y la infancia:

  1. Crema de Cacao (He tomado una marca blanca de referencia):
– Unos 45 gramos.
– Su valor energético son: 247 Kcal.
– Grasas tiene 14,9 gr
-Hidratos de Carbono 25,2 gr
– Proteínas 2,8 gr.


Ahora vamos analizar la Opción Saludable


1.1 Plátano con Cacao en Polvo (Supongamos que eligen como cacao la marca Cola-Cao)
– Un plátano son unos 100 gramos.
– Su valor energético son: 96 Kcal.
– Grasas 0,2 gr.
-Hidratos de Carbono 20,8 gr.
-Proteínas 1 gr.


1.2 Si añadimos 3 gr de Cacao en polvo
– Su valor energético son: 12 Kcal.
– Grasas 0,7 gr
– Hidratos de Carbono 0,3 gr.

– Proteínas 0,6 gr.

Ahora sumemos ambas cosas y comparemos en la siguiente tabla:

Crema de cacao
Plátano con Cacao en Polvo
Cantidad: 45 gramos
Cantidad: 103 gramos
Valor Energético: 247 kcal.
Valor Energético: 108 gramos
Grasas: 14,9 gramos
Grasas: 0,9 gramos
Hidratos de Carbono: 25,2 gramos
Hidratos de Carbono: 21,1 gramos
Proteínas: 2,8 gramos
Proteínas: 1,6 gramos
Como podéis ver, en este ejemplo, nos compensa darle el plátano con cacao bastante más que la crema de cacao. Son pequeños cambios que pueden beneficiar al niño.
Es como si nosotros cambiamos la tostada del desayuno con mantequilla, por otra opción más saludable, por ejemplo untar en esa tostada aguacate (llamada mantequilla vegetal). ¿Rico y más sano no?
Bueno espero que esto os ayude a reflexionar sobre la comida rápida y la infancia, y que os sirva para hacer algún pequeño cambio en vuestras vidas a mejor, esa ha sido mi intención con ello.
Gracias por leerme 🙂

 

Marina
Autora : Marina

Desde hace muchos años he estado con dietas, sin alimentarme bien y renunciando a millones de cosas, por eso no quiero que tú caigas en ese error. Quiero que te alimentes tú y tú alrededor de una manera sencilla, sana y sin renunciar a cosas realmente ricas.

Blog: A falta de amor comida